16 Por eso voy a seducirla; voy a llevarla al desierto y le hablaré al corazón. 17 Allí le daré sus viñas, convertiré el valle de Acor en puerta de esperanza; y ella responderá allí como en los días de su juventud, como el día en que subía del país de Egipto. 18 Y sucederá aquel día -oráculo de Yahvé- que ella me llamará: «Marido mío», y no me llamará más: «Baal mío.» 19 Retiraré de su boca los nombres de los Baales, y nunca más serán invocados por su nombre. 20 Sellaré un pacto en su favor aquel día con la bestia del campo, con el ave del cielo, con el reptil del suelo; arco, espada y guerra los quebraré lejos de esta tierra, y los haré reposar en seguro. 21 Yo te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia y en derecho, en amor y en compasión, 20 te desposaré conmigo en fidelidad, y tú conocerás a Yahvé.