La familia cristiana, como iglesia doméstica, constituye la escuela primera y fundamental para la educación en la fe.

P. Mariano Esteban Caro