«La fe, además de conocerla, hay que vivirla»

San Juan Pablo II