Y, cuando cumplieron todo lo que
prescribía la ley del Señor, se volvieron
a Galilea, a su ciudad de Nazaret. 40 El
niño, por su parte, iba creciendo y robusteciéndose,
lleno de sabiduría; y la
gracia de Dios estaba con él.