Al que escandalice a uno de estos
pequeños que creen en mí, más le
valdría que le colgasen una piedra de
molino al cuello y lo arrojasen al fondo
del mar. 7 ¡Ay del mundo por los
escándalos! Es inevitable que sucedan
escándalos, ¡pero ay del hombre por el
que viene el escándalo! 8 Si tu mano o
tu pie te induce a pecar, córtatelo y arrójalo
de ti. Más te vale entrar en la vida
manco o cojo que con las dos manos o
los dos pies ser arrojado al fuego eterno.
9 Y si tu ojo te induce a pecar, sácalo y
arrójalo de ti. Más te vale entrar en la
vida con un solo ojo que con los dos ser
arrojado a la gehenna del fuego.
10 Cuidado con despreciar a uno de
estos pequeños, porque os digo que
sus ángeles están viendo siempre en
los cielos el rostro de mi Padre celestial.