Ama… porque el amor es la llave de la vida.

Cree… porque la fe es la llave de la esperanza.

Sonríe… que la sonrisa es la llave de la amistad.

Y siempre confía en Dios… es la llave de la eternidad.