21  Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.
 22  Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.
 23  Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.
 24  Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
 25  Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.