«El secreto de la felicidad conyugal consiste en exigir mucho de sí mismo y nada del otro»

Guinon