«Nunca he engañado a mi mujer. No es ningún mérito: la amo»

Georges Duhamel