«Casarse sin conocerse es jugarse la felicidad a cara y cruz »

Madame Guyard