1. ¿Está dispuesto a guardar silencio cuando su cónyuge necesita un momento de quietud?

2. ¿Es capaz de aceptar un reproche y quedarse tranquilo sin protestar?

3. ¿Está dispuesto a darle el beneficio de la duda a su cónyuge?

4. ¿Está dispuesto a hacerse cargo de una tarea extra cuando su cónyuge está estresado?

5. ¿Está dispuesto a dar una palabra espontánea de ánimo?

6. ¿Está dispuesto a dedicarle tiempo a su cónyuge, a solas y sin interrupción?

7. ¿Está dispuesto a responderle a su cónyuge con cortesía por favor y gracias?

8. ¿Está dispuesto a tomarse un tiempo para que los ánimos se enfríen cuando la discusión parece caldearse?

9. ¿Está dispuesto a dar un cumplido?

10. ¿Está dispuesto a aceptar la crítica?