Te amo con tal hondura, con tal verdad,
con tal entrega y fidelidad
que quiero que veas siempre en mi amor matrimonial
el signo más claro, la señal más visible,
el “sacramento” mejor de cómo te quiere Dios.

Cuando sientas cómo te quiero,
cómo te perdono,
cómo te cuido,
podrás sentir de alguna manera,
cómo te quiere Dios.